18 C
Puno
Agosto 18, 2019
Cultural

Gracias Totales Puno

El jueves 21 de febrero se presentó la novela Los Túpac Amaru 1572-1825, en la Casa de la Cultura de la Municipalidad de Puno, con una concurrencia absoluta que desbordó el local, faltaron sillas y espacio, pero el encargado del local Andrés Ticona, le dio un soplo de vida al lugar y se amilanó la circunstancia. Gracias Andrés. Disculpas a los que no pudieron ingresar o tomar asiento.

El evento convocado por la poeta Pilar Vilcapaza tuvo momentos de inmensa ensoñación alrededor de la imagen de José Gabriel y su familia. Habló el narrado Feliciano Padilla, autor de memorables cuentos y de la notable novela Ezequiel el profeta que incendió la pradera; aún tengo en los oídos ese afán por calar en la idea de la novela total. También leyó su trabajado Luis Abel Rodríguez, joven promesa de la crítica y el análisis literario puneño; si continúa Rodríguez en el camino, autor de una tesis sobre Churata, con el rigor y la consecuencia por el hacer, será el crítico y estudioso de la literatura puneña dentro de algunos pocos años. Por cierto, habló José Luis Velázquez Garambel, editor de la novela y de otros tres libros míos, y editor de la notable Biblioteca Puneña, con más de 500 títulos. El ensayo de Velázquez aborda la naturaleza y la estructura de la novela, espero que el texto se publique por este u otros medios; su estudio permite comprender la dimensión literaria de la empresa (40 años) y traza las no siempre precisas relaciones entre literatura e historia. Gracias José Luis Velázquez Garambel, Y gracia Pilar Vilcapaza. Gracias Puno, al prefecto, que me alcanzó un diploma de honor. La novela se vende en CENDOC, y gracias a la señora Yanina de la Riva.

AREQUIPA

El jueves 28 de febrero se presentó la novela Los Túpac Amaru 1572-1825, en la Biblioteca Mario Vargas Llosa, evento organizado por la poeta, maestra universitaria, y promotora cultural, Soledad Maldonado, que hace diez años organizara en San Agustín, mi alma mater, un homenaje alrededor de mi obra, tres días de análisis y lecturas, mejor que matrimonio o fiesta de alferado de fiesta patronal. La doctora Maldonado volvió a concretar otro éxito, aunque el recinto esta vez quedara corto. Mil disculpas con quienes no pudieron acceder al hermoso auditorio.

Fortunato Turpo Choquehuanca, veterano vilcapazista y hombre público de la ciudad blanca, resaltó la importancia de los personajes de la gesta inmarcesible. Hélard Fuentes, joven historiador, investigador de la arequipeñidad, y periodista cultural, autor de muchos trabajos, entre ellos del simpatiquísimo homenaje a Marco Aurelio Denegri, una selección de caricaturas que recuerda al humanista, con alegría, sarcasmo, y sobre todo lucidez, elementos que últimamente vienen faltando a nuestra comunidad. Sin duda Fuentes, es el heredero natural, por su visión zahorí, de Juan Carpio Muñoz, que acaba de partir en olor a santidad, nadie como él amó con tanta devoción a Arequipa. Y volvió a leer su trabajo Velázquez Garambel, con la sapiencia señalada. En el público se hallaban personalidades como el poeta José Velarde, Lolo Palza, Eduardo Ugarte Chocano, Walter Márquez, Tito Cáceres. Y por cierto a las escritoras de Arequipa, tan inteligentes y guapas como siempre.

Mi reconocimiento a la doctora Celina del Carpio, que asistió en representación del gobernador de la Región Arequipa, y por todas las facilidades que brindó en la Biblioteca Mario Vargas Llosa, un oasis en la explosión demográfica que hoy vive Arequipa.

Y todavía hubo cacharpari, como Dios manda, graciela al connotado periodista Rubén Collazos, por toda su amistad, al guitarrista Rolando Candia y al charanguista y artista múltiple Ciro Goyzueta. Solo el sol con su espátula de colores pudo dar por concluida la reunión inolvidable, de bisiesto nunca jamás habido, ya por la mañana. A todos ellos, abrazos de gratitud, a mi sobrino el doctor José Bustinza, a su esposa Palomita. La gente estuvo linda como maná caído del cielo, pocos en la vida días como estos, de tanta efusión.

Así es, así fue. A ellos, gracias, muchas gracias, gracias totales. Si me olvido de alguien es sin querer, que me perdone. Los Túpac Amaru han empezado a caminar por las anchas calles del Perú.

Fuente: Omar Aramayo

Related posts

Breve bosquejo de la literatura huancaneña en la literatura peruana

Vive Candelaria

Las pinturas de Víctor Hugo Rebolledo

Vive Candelaria

La Sirena de la Catedral de Puno

Vive Candelaria