6 C
Puno
Noviembre 20, 2019
Noticias Puno

Crónica del peregrinaje al cerro Azoguini

Algunos llegaron con sus carpas para acampar el jueves por la noche, otros lo hicieron por la madrugada de ayer, mientras que unos pocos ascendieron al cerro Azoguini en unidades vehiculares por una carretera de trocha, pero todos llevaban en común su fe de llegar a la cima para evocar el calvario que Jesucristo sufrió antes de morir en procura de limpiar nuestros pecados.

PEREGRINAJE. Particularmente hice el recorrido a pie la madrugada de ayer viernes, definitivamente el punto de encuentro para amigos y familiares es siempre entre el jirón Mariano H. Cornejo y la vía de evitamiento, ahí se pudo observar a decenas de personas bien abrigadas realizando una pequeña concentración para tomar algunos acuerdos antes de emprender el ascenso al Azoguini.

No pasaron ni 5 minutos y encontré el primer hito en cuya cúspide se ubica una pequeña cruz, esta es la denominada primera estación donde los peregrinos colocan pequeñas piedras como símbolo de sus pecados, aunque algunos lo hacen simplemente por mera imitación.

Aproximadamente cada 10 minutos en pequeños tramos zigzagueantes en nuestro ascenso al cerro Azoguini encontraría nuevas estaciones, las cuales sumarían 14 en total y en cada una de ellas siempre es el mismo ritual (colocar pequeñas piedras).

FE. Al llegar a lo más alto del cerro, la mayoría de peregrinos empieza a buscar algún lugar agradable donde descansar algunos minutos, para luego empezar a conseguir rocas de diferentes tamaños destinada a construir una casa de piedra, según algunas personas mayores, el propósito de esta actividad es que en un futuro podamos tener nuestra propia casa, “todo lo que haces aquí (Azoguini) se cumplirá si lo pides con mucha fe”, dicen muy convencidos los peregrinos que rodean sus pequeñas construcciones, las cuales iluminan con varias velas en su interior y las techan con paja.

Tras la construcción de nuestra pequeña casa y ponerle el techo ligero, una persona de aproximadamente 60 años tocando una campanita me ofreció bendecir el domicilio artesanal, se trataba del popular sahumador, tras unos 5 minutos de realizar una serie de pedidos y rezos, nuestro buen amigo terminó su labor y lo único que nos pide es una voluntad como pago por sus oraciones.

Ya con el amanecer encima, llegué a la cruz que se encuentra justo en la cúspide del cerro Azoguini, ahí otro tumulto de gente espera su oportunidad para llegar a la base de la cruz y colocar sus velas y pedir algún deseo en especial.

REGRESO. El descenso termina siendo una aventura, ya que varias personas me animan a hacerlo por nuevos caminos y no por el mismo recorrido donde se encuentran las estaciones, es así que bajé por lugares con abundantes pajonales y fue esa justamente la intención, agarrar un manojo de paja y hacerle un nudo solo con la mano izquierda, esta acción se repite en doce ocasiones y la idea es siempre la misma, solicitar un deseo importante para nuestra vida.

Aproximadamente a las 06:30 horas observo a unos 10 metros que la imagen de Jesús cargando su cruz, es llevada por varios pobladores, ellos también llegarán a la cima, en esa pequeña procesión se ve a varios seguidores quienes durante el recorrido realizan algunos cánticos y oraciones.

COMERCIO. Ya con el día claro y en las faldas del cerro, se pudo apreciar a varios comerciantes quienes ofrecen varios tipos de hierbas, imágenes de Jesús, esculturas, etc, también existe los que venden comida de Viernes de Santo.

Esta experiencia para recordar el Vía Crucis de Jesús por Viernes Santo, es asumida por la mayoría de pobladores con mucha devoción y fe, aunque también existe una minoría que lo hace como un acto simplemente de distracción en estos días de feriado por Semana Santa.

Related posts

Día Internacional de la Danza

Vive Candelaria

Analizan que sanción Impondrán a Banda Poopó por particiapación en Puno.

Vive Candelaria

Diablada, Plaza de Armas de Puno Candelaria 1942.

Vive Candelaria