Junio 25, 2019
Cultural

Candelarizando y Calendarizando

Por: Liliana Quinto Laguna

La emoción, alegría y belleza, hicieron gala de optimismo, buenas vibras y entusiasmo en la Festividad Virgen de la Candelaria, declarada Patrimonio Cultural e Inmaterial de la Humanidad, por la UNESCO; gestión y labor loable del arquitecto Gary Mariscal Herrera, past Director de la Oficina desconcentrada del Ministerio de Cultura en Puno, junto al Comité de Salvaguardia, por lo que se hizo efectiva la nominación y la importancia decisiva de ello, dada la trascendencia de esta actividad, como fe religiosa y expresión genuina de cultura viva, enmarcada en los calendarios, porque cada año en febrero, Puno subyuga, al igual que sus característicos paisajes, se visten de gala y los fuegos artificiales despiertan a la ciudad en sus albas, al iniciar febrero la devoción se da la mano con la tradición.Este 2019 las calles se llenaron de color, alegría, simpatía y buen ritmo. Previamente los ensayos constantes para lograr hermosas y artísticas coreografías, alusivas a la tradición y simbología puneña, donde la sincronización, amistad y compañerismo hicieron gala, en el coloso de piedra “Enrique Torres Belón” se pudo apreciar y valorar esta entrega y preparación previa.

Jóvenes, adultos, ancianos y niños que aprendieron a bailar antes que a caminar; dieron la nota dulce, al acompañar a sus padres danzando alegremente. Turistas nacionales y extranjeros que no dudaron en asistir a los ensayos y participar al unísono, siendo unos emocionados danzarines más. Y es que no hay insignias, partidos políticos, colores, ni fronteras, todos son bienvenidos. Las bandas de músicos son tema aparte, haciendo también otra extraordinaria presentación con coreografías, movimientos ágiles y divertidos.
El espectáculo es acompañado con música, con vestimentas elegantes, de colores diversos y llamativos, donde personas de diferentes edades entonan las más bellas canciones y emiten las más hermosas melodías con destreza, malabarismo y arte.

La belleza de la mujer puneña puso el toque mágico, para los simpatizantes lugareños, nacionales y extranjeros, solicitando fotografías del recuerdo, respuesta inmediata con una cálida sonrisa y amistad. El garbo de los danzarines, la versatilidad y extraordinaria agilidad de los pasos de los caporales, de los reyes morenos, llevando en sí el peso de sus trajes en pedrería sostenidos en los hombros y en la cintura; la diablada donde un ángel domina a todos los diablos y diablesas, que atentos esperan las indicaciones del níveo personaje, representante del bien. Los diablos con ágiles pasos se arrodillan frente a la Virgen de la Candelaria, para pedir perdón y bendiciones.

Los sikuris a ritmo de las zampoñas y a voz en cuello compartían hermosas melodías y cantos con mensajes de fe y gratitud.

Cuánta admiración causaron danzas como la Kallahuaya, Kullahuada, los Doctorcitos, otros conjuntos, de aproximadamente mil integrantes, aquí entra a tallar el liderazgo de sus dirigentes para lograr una labor simultánea y una capacidad de comprensión, digna de las mayores organizaciones.
La sonrisa cálida fue la insignia de cada conjunto. Cuánto entusiasmo y alegría se derrochó, la música contagiante adornaba los trajes hermosos de estreno y fino acabado.

Destacó el coraje de las damas puneñas, al danzar en el estadio, posteriormente por extensas calles, avenidas y el dìa de la Parada desglosado en dos dìas, en taco siete, quince, para bailar con toda la maestría y garbo. La sensualidad de las mismas, robándose la admiración por la cadencia de sus pasos. Los pequeños que danzaban felices, ocasionando tiernas expresiones y aplausos. Y es que esta fiesta es de todos y para todos.

La festividad tiene la presencia de puneños en su gran mayoría y visitantes de otras ciudades y países, que no dudan en confundirse con los conjuntos. Es el caso del Conjunto de Zampoñas y danzas de la UNI, Universidad de ingeniería de Lima, con brillante y emotiva participación.
Puno se llenó de ovación, aplausos, para integrantes de diabladas, morenadas, ayarachis, caporales, kallahuaya, tinkus, zampoñistas, kullahuadas,

La labor de las casas bordadoras que con trabajo esforzado, noches de desvelo, perspicacia y constancia con la que elaboraron fantásticos trajes, todo un movimiento y especial entrega. Las renovadoras de calzado, se lucieron con bordados, con insignias, colores, sellos, para identificar a cada conjunto. El calzado de ellas, con adornos en pedrería, gamuza, pana, en dorado, plateado- Las cabelleras de las damas, deslumbraron gracias a la labor de estilistas para que luzcan admirables; todas tenían un largo especial, trenzas bellas adornadas con pedrería, cintas y color, que enmarcaban sus bellos rostros sellados por cálidas y contagiantes sonrisas y figuras estilizadas. La hermosa reina del Folklor en traje de luces, Dalia del Rosario Sánchez Salazar representante de la morenada del barrio Porteño, atrapó con su simpatía y fina estampa, ella en diálogo con este su blog, señaló la alegría y orgullo que sentía, por llevar los colores de Puno en el corazón y la responsabilidad para difundir y revalorar lo nuestro. Al igual que la bella Nadin Huaquisto Ugarte, reina del folklore en trajes autóctonos. La Diablada Azoguini, que previamente realizó una hermosa velada cultural por su aniversario, en el teatro Municipal, el día de su presentación hizo gala de gracia, identidad y buen ritmo, cincuenta años que fueron muy bien celebrados al ritmo de “…Somos del barrio Azoguini, muchachos de gran corazón, siempre bailaremos, siempre cantaremos, por nuestra hermosa diablada…”

Los sikuris se hicieron escuchar por diferentes arterias de la ciudad el suave movimiento de sus integrantes de la mano con artistas que con sus zampoñas y voces acariciaban el alma, por ejemplo cuando la majestuosa diablada de los Centinelas, entonaban “…ya llegamos, ya llegamos, Centinela campeón, por la Virgen Candelaria, bailo con devoción…”; un sikuri tocando su zampoña, con su niño en sus hombros, al igual que una pareja de danzarines y su pequeño hijo disfrazado de osito. Los enormes osos de la Policía Nacional y las chinadiablas que hicieron de las suyas, robando risas y carcajadas, vimos a gorilas coquetas con sus vestidos de gasa, otros de gran talla, con una tarántula blanca en la nariz

En horas de la noche, cerrando con broche de oro la Morenada Laykakota, damas y varones con matracas, el de las damas con luces fosforescentes y el contorno de sus polleras brillaban en la noche. Durante los días festivos, de la Parada, los trabajadores municipales limpiaban celosamente la ciudad, recogiendo envases y otros, la comuna local los premió con un certificado y ellos dijeron, “Mejor con una resolución”.
Diferentes provincias se hicieron presente, representando a sus lugares de origen, para presentar el colorido y expresión corporal de las danzas autóctonas, posteriormente las danzas de luces, brillaron con luz propia, dejando con la miel en los labios a observadores, que felices ovacionaban, calendarizando esta fecha, con la promesa de volver, el próximo año. Ya lo decía el gran escritor peruano José María Arguedas: “…Nadie sabe cuántas danzas hay en el departamento de Puno; solo sabemos que es la región más rica del Perú en bailes típicos; en ninguna otra región hay tanta variedad de danzas, o mestizos de otras regiones han creado tal cantidad de disfraces, nadie ha sabido aprovechar con más imaginación y fantasía los vestidos y los adornos…”

Puno es música, poesía, narrativa, fotografía, pintura, escultura, sikuris, pandilla, aquí se respira cultura, respeto a nuestros ancestros, lo dicen también, los Afiches de la Festividad de la Virgen de la Candelaria, en exhibición, resultado de la maestría y sensibilidad de artistas, arte anualmente elaborado, por largos años, que celosamente resguarda la representante del Centro documentario de la Región-Cendoc, la querida Yanina de la Riva.
Ovación a nuestros niños, sonrisa al viento de nuestros jóvenes, el símbolo: NUESTRA IDENTIDAD, donde las piedras cuentan historias al futuro esperanzador, donde el amor y orgullo por lo nuestro, se engarza cual rubí en el corazón del lago navegable más alto del mundo, para seguir orgullosamente, inventando latidos.

Fuente: Puno, Cultura y Desarrollo

Related posts

La Magia de los Andes

Vive Candelaria

La literatura brilla en Puno

Vive Candelaria

Los Trinos: Sociedad, Música y Xilografías

Vive Candelaria