Cultural

Año Nuevo Andino en Puno

Renovación y Gratitud hacia la Pachamama

Cada 21 de junio, en las tierras altas de Puno, Perú, se despliega una celebración ancestral que marca el inicio de un nuevo ciclo de vida según la cosmovisión andina. Esta festividad, conocida como el Año Nuevo Andino o «Willka Kuti», no solo celebra el solsticio de invierno, sino que también honra a la Pachamama, la Madre Tierra, como la proveedora de vida y prosperidad.

En los días previos al evento, las comunidades de Puno y Yunguyo se preparan meticulosamente. La ceremonia empieza la noche del 20 de junio con el encendido de una fogata ritual que ilumina la vigilia de la Vía Láctea, conocida como «Warawarani Jahuira». Aquí, los ‘yatiris’, sabios andinos, interpretan los designios de los dioses para el próximo ciclo agrícola, mientras sicuris resuenan en el aire y la comunidad se reúne en expectativa y devoción.

La Fiesta del Pacha Kuti

Al amanecer del 21 de junio, los habitantes de Puno se congregan en lugares emblemáticos como el cerro Huajsapata. Allí, con la llegada de los primeros rayos del sol, se llevan a cabo rituales de bienvenida al Qh’antati Ururi, el lucero del amanecer. Este momento marca el inicio de las ofrendas a los dioses fecundantes de la Pachamama, simbolizando gratitud por los frutos recibidos y pidiendo prosperidad y armonía para el nuevo año que comienza.

Amanecer en Puno
Foto: Harthley Vela

La ceremonia central es presidida por autoridades locales y representantes comunitarios, quienes, en nombre de todos, ofrecen una wara, un buffet comunitario con los frutos de la tierra. Este acto no solo fortalece los lazos entre los habitantes de la región, sino que también celebra la abundancia y la solidaridad que caracterizan a estas comunidades andinas.

Posteriormente, una comitiva se dirige hacia Yunguyo, continuando la celebración con rituales de despedida al tiempo que termina y bienvenida al nuevo ciclo. Aquí, danzas mágico-religiosas y más ofrendas sellan el compromiso perpetuo de los habitantes con la Pachamama, renovando simbólicamente la fertilidad y la reciprocidad que sustentan su vida y cultura.

La celebración del Año Nuevo Andino en Puno es más que una festividad; es un tributo vibrante a la riqueza cultural y espiritual de los pueblos andinos. Al honrar sus tradiciones ancestrales y mantener viva la conexión con la naturaleza, estas comunidades no solo aseguran su propio bienestar, sino que también transmiten sabiduría y respeto por la tierra a las generaciones futuras.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba