14 C
Puno
Octubre 14, 2019
Candelaria Noticias

Réquiem para el amigo y artista Raúl Castillo Gamarra

Fue profesor de escuela, pero también importante artista

Por: Walter Rodríguez

No es fácil escribir de la muerte, menos aún escribir de quien en el transcurso vital compartimos amistad, inquietudes y vivencias artisticas. Sabemos sí, que en ese discurrir no todos partiremos de este mundo al mismo tiempo, como cuando nos convocábamos a las sesiones de música, bohemia y diálogos interminables. Me refiero al amigo y artista Raúl Castillo Gamarra. El domingo 31 por la noche se apagó el fanal de su corazón, de ese corazón que amó intensamente la vida, sus dones y sus exigencias. Tanto amó la vida que se hizo maestro de escuela, músico, compositor, pintor, poeta y escritor y amigo de muchos. Si el ser humano no trasciende, tampoco trasluce su existir. Raúl vivió en la otra orilla, de ahí la trascendencia de las huellas que deja en nuestra música puneña, en sus escritos, en sus composiciones. En 1974 nos encontramos con Raúl en el Centro Musical Puno, bajo la tutela del maestro Virgilio Palacios Ortega y el respetado profesor Ricardo García Núñez; de ahi en adelante afirmamos amistad. En ese crisol de arte musical, se amalgamaron otras amistades y se fortaleció nuestra identidad puneñista. Se percibía que en las arterias de Raúl discurría el calor de la fuente del Huaynaputina, por ello el entrañable amor a su tierra, también a muchos pueblos de su Puno querido a quienes les dedicó huayños, acuarelas y poesía.

CANDELARIA. En la madurez de su intensa producción musical produjo el Huayño-Plegaria: “MAMITA CANDELARIA”, aún silente en su estreno a principios de los 90′. Antes ya había logrado notoriedad nacional con: “Alma del Huayño” composición que llegó a una semi-final en el “ler. Festival de Autores y Compositores” en junio de 1987, lo cantaron el Dúo Altiplano. Noche memorable en el Teatro Municipal de Lima, porque cinco composiciones de música puneña de más de un millar de todo el Perú llegaron a esta etapa, una fue de Raúl.

Más tarde, las voces de Silvia y Miriam Echarry complementaron la ternura, sentimiento y emotividad de los versos musicalizados de “Mamita Candelaria”: que ora se torna oración cantada, otra se toma huayño pandillero, también en tema de fin de fiesta y, porqué no, en la eclosión de la bohemia que rotula recuerdos.

Fue maestro de escuela, director de la Zonal de Educación de Arequipa, director regional de Educación de Puno.

Fuente: Los Andes

Related posts

Orden de Presentación Virgen Candelaria

Vive Candelaria

Imillani, Danza En Peligro De Extinción

Vive Candelaria

Fiesta en honor a la Candelaria llegó a su máxima expresión con Gran Parada

Vive Candelaria