Junio 25, 2019
Cultural

El método “Moshó”

Por: Fernando Chuquipiunta

“Era una morada todo vidrio -fuera de la ciudad-. La casa de cristal estaba abierta; el anciano dijo: “Entra con pie derecho”. Dentro había niños, que dibujaban y pintaban de memoria; conmigo fuimos veinticuatro alumnos”, dice Moshó.

“El abuelo resultó ser el maestro y un niño que siempre andaba a su lado, su auxiliar. Al centenario le llamaban Xol Mahex, este formador me inició en el dominio total del oficio de pintar, pero no nos llamaba pintor, sino “pintex”, yo entonces contaba con siete años de edad. Al salir de aquella escuela, el Maestro me entregó un objeto cuadrado de arcilla y algunas recomendaciones; aquellos niños que se quedaron allí, nunca los volví a ver”, rememoró.

Por otro lado, recordó que “en la escuela pre-vocacional de varones 861 de Ayaviri vivía mis días de estudiante solo de hacerles dibujos a mis compañeros de primaria, nada me faltaba, dinero, golosinas, galletas; siempre era un niño problema para el profesor Marino Deza Paredes, por palomilla de primera. Vino la promoción, mis compañeros se matricularon a secundaria, yo no, sólo pensé matricularme al Perú, y ya con mi nombre Moshó, abandoné el hogar paterno, apenas tenía catorce años. Como ‘pintex’ profesional viví en selva, costa, sierra y mar. El Perú me vio crecer de adolescente a adulto”.

Asimismo, dijo en “mil novecientos setenta y siete, fue el año que llegué a Puno-ciudad, con 120 obras maestras, que mostraban dominio de diferentes técnicas, -a mi lado estaba mi bella esposa y mi hijo de cuatro años de edad-. Las pinturas fueron expuestas en el local de la Biblioteca Municipal, y a la vez, viví de hacer caricaturas. Pasaron nueve días de exponer y no compraron ni una sola obra, quise llevarlas al Cusco para exponerlas pero faltaron los medios para trasladarlas. Los días pasaban, la estadía, el alimento, apuraban, entonces decidí deshacerme de ellas, fui al lago, y 60 pinturas se alejaron de mí en su alegre flotar, otras 60 fueron incineradas, me había liberado del peso y a seguir como trotamundos y caricaturista de éxito”, añoró.

“Pero la ciudad del lago y sus elementales ya no me soltarían, y las cosas se abrieron en creces. Entonces, busqué donde hacer exposiciones de pinturas nuevas – no existían galerías en la ciudad- andaba por la calle Lima y me fijé en una vitrina espectacular, era del señor Jorge Secchi, de ascendencia italiana, ahí empecé a exponer paisajes, rostros, danzas, retratos, humor puneño, caricaturas de personalidades, etc., etc. Cientos de motivos nativos y de pueblos durante semanas, meses y años seguidos hasta el 2004, 25 años de hacer conocer Puno al mundo, como ningún pintor en la historia del arte puneño se atrevió a hacerlo”, así lo dio a conocer Moshó.

Además, indicó que paralelamente a estas actividades, “gané para la región cinco primeros premios en concursos nacionales, imponiéndome a los mejores pintores del Perú. Vinieron después condecoraciones, reconocimientos, viajes al exterior como a Estados Unidos, Holanda, etc.

Y ya ¿el “pintex” realizado? ¡No!, “durante el vivir por 42 años en Puno hasta la fecha enseño dibujo eidético (dibujo de memoria fotográfica) a cientos de niños aymaras, quechuas, de la selva, sin distinción de raza, color, religión ni posición social. ¿Para qué? No para convertirlos en artistas o pintores, sino en seres creativos, para que el dominio del dibujo les sirva a ser excelentes profesionales en el estudio como médicos, arquitectos, científicos, maestros.

¿El trabajo estaba terminado? ¡No!, ahora entro a la segunda fase: enseñar el ‘Método Moshó’ a profesores de educación inicial, primaria, secundaria, superior, padres de familia y dirigido a adultos mayores; un trabajar natural de haber realizado estudios universitarios de Andragogía, es decir, de educación de adultos para detener en algo el avance del Mal de Alzheimer.

El hombre no nace a la tierra para solo existir, sino para construirse a sí mismo como genial obra de arte; si no, la existencia habrá sido en vano”, finaliza Moshó.

Fuente: Los Andes

Related posts

La Sirena de la Catedral de Puno

Vive Candelaria

Invitación: A la Inauguración de la Muestra Pictórica del Maestro Alfredo Alcalde.

Vive Candelaria

Historia y origen de la cultura quechua.

Vive Candelaria