Cómo salvaguardar la festividad de la Virgen de la Candelaria

La gran pregunta que nos debemos hacer es: ¿cómo respondemos a la nominación de patrimonio inmaterial de la humanidad que nos hizo la UNESCO, después de haber celebrado la festividad de la Virgen de la candelaria?

Uno de los puntos iniciales es ordenándonos y entendiendo en qué consiste esta nominación. La UNESCO comprobó que el expediente satisfizo los distintos criterios para su inscripción en esta codiciada lista representativa de esta manera:

1. Al combinar rituales religiosos con tradición musical, danzas y artesanía, la Festividad de la Virgen de la Candelaria reúne a las comunidades quechua y aymara de Puno y de la región circundante, las que heredaron este conocimiento y saberes de sus mayores y los transmiten a los jóvenes, otorgándoles un sentido de continuidad y pertenencia.
2. Su inscripción en la lista representativa puede contribuir a la toma de conciencia respecto a la habilidad que tiene el patrimonio cultural inmaterial de crear espacios de intercambio y cohesión social; así como de celebración de la diversidad de creencias religiosas y expresiones culturales como testimonio del respeto y el diálogo entre comunidades.
3. Las medidas de salvaguardia que reflejan el esfuerzo conjunto y el compromiso de las asociaciones comunales, de las instituciones del gobierno local, regional y nacional, así como de las universidades, incluyen actividades de formación y promoción, elaboración de inventarios e investigación.
4. La Federación Regional de Folklore y Cultura de Puno, junto con las asociaciones comunales, los gobiernos locales y regionales, así como las instituciones académicas, participaron en todas las etapas de la elaboración de la nominación; las comunidades involucradas otorgaron evidencia de su consentimiento libre, previo e informado.
5. La Festividad de la Virgen de la Candelaria de Puno fue declarada como Patrimonio Cultural de la Nación por el Ex INC hoy Ministerio de Cultura; a través de la RDN 655/INC-2003 estas declaratorias están respaldadas por el expediente preparado por los portadores de la comunidad involucrada.
Cabe resaltar que, en su decisión, la Unesco considera que la música, danzas y artesanías no son el objeto principal de la nominación y que las expresiones asociadas con la festividad de la Virgen de la Candelaria de Puno son compartidas por las comunidades andinas de la región.
Asimismo, recuerda que la inscripción de la festividad de la Virgen de la Candelaria de Puno en la lista de patrimonio inmaterial de la humanidad no implica exclusividad.

Después de entender esta nominación, ¿cómo debemos afrontar este reto? En principio, mi experiencia como gestor del patrimonio cultural me indica que lo prioritario es la intervención en el patrimonio cultural a través de la cadena lógica.

Qué es la cadena lógica, aplicada al patrimonio: En el contexto citado, se plantea un concepto inte­gral e integrador de la intervención en el patrimonio, sustentado en la interdisciplinariedad, que concibe aquélla como una secuencia encadenada de acciones o con­junto de acciones, es decir, como una ‘cadena lógica’. Se trata de un proceso secuencial integrado (concepto de integralidad) por niveles de intervención relaciona­dos y dependientes (concepto de integración), cuyo orden viene determinado por la lógica y la metodología científicas: el patrimonio se investiga, se protege, se conser­va, difunde y/o somete a procesos didácticos, para finalmente convertirla en su recurso sostenible.

El concepto es universal, tanto desde una perspectiva cuantitativa como cualita­tiva, ya que no sólo es aplicable a cualquier punto del planeta, sino también a un número indefinido de bienes patrimoniales con independencia de su naturaleza (obje­tos muebles, inmuebles, patrimonio inmaterial, etc.).

Esta es la orientación que inspira el trabajo de los equipos interdisciplinares y los programas de intervención en grandes conjuntos patrimoniales y que, a su vez, garan­tiza los procesos de gestión integral. La secuencia de niveles no impide enfatizar uno o varios de los mismos o pres­cindir conscientemente de alguno de ellos, dado que no todos los contextos de actua­ción son iguales, ni es habitual trabajar ‘ex novo’, por lo que habrá que asumir que la intervención se hallará en todo momento condicionada por los antecedentes y por el entorno en que se desarrolla. En nuestro caso ya se habría cumplido solo algunos puntos, como el de:

INVESTIGACIÓN: No está hecha de una forma coherente, porque a partir de la implementación de la Convención para la salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial 2003, se debió de sistematizar la investigación en los siguientes rubros: Las tradiciones y expresiones orales, incluido el idioma, como vehículo del patrimonio cultural inmaterial; las artes del espectáculo; los usos sociales, rituales y actos festivos; los conocimientos y usos relacionados con la naturaleza y el universo y las técnicas ancestrales tradicionales.

PROTECCIÓN: Se cumple por haberse presentado el expediente ante la UNESCO después de haber declarado Patrimonio Cultural de la Nación a la Festividad de la Virgen de la Candelaria de Puno, expresión de las manifestaciones tradicionales de la cultura viva que caracteriza a las comunidades asentadas en la sierra sur del Perú, que contribuyen a la identidad regional y nacional a través de la RDN 655/INC-2003, los cuales son los instrumentos normativos a través de los cuales se protege la festividad, su declaratoria y nominación.

CONSERVACIÓN: Debe entenderse por patrimonio inmaterial “todo aquel patrimonio que debe salvaguardarse y consiste en el reconocimiento de los usos, representaciones, expresiones, conocimientos y técnicas transmitidos de generación en generación y que infunden a las comunidades y a los grupos un sentimiento de identidad y continuidad, contribuyendo así a promover el respeto a la diversidad cultural y la creatividad humana”.

Existen dos tipos de listas de patrimonio cultural inmaterial:
Lista de patrimonio cultural inmaterial que requiere medidas urgentes de salvaguardia. Este no es nuestro caso.
Lista representativa del patrimonio cultural inmaterial de la humanidad. En la cual sí estamos considerados, porque esta se compone de las expresiones que ilustran la diversidad del patrimonio inmaterial y contribuyen a una mayor conciencia de su importancia.

LA DIFUSIÓN Y LA DIDÁCTICA: La difusión del patrimonio debe inspirarse en la idea ya citada de que aquél debe ser visible, accesible y comprensible al conjunto de los ciudadanos. Se observan dos niveles básicos: la información y la interpretación o “lectura del patrimonio”. Esta última pretende transmitir el significado del patrimonio en su contexto sociocultural y para ello precisa de recursos didácticos que han de estar en consonancia, no sólo con el objeto patrimonial, sino también con el destinatario. Por tanto, se trata de un pro­ceso especializado de comunicación que, más allá de la divulgación, alcanza a la enseñanza. Generalizando, los objetivos de la difusión se orientan en las siguientes direc­ciones: a) la educación; b) la formación; c) la información; d) la ciencia; e) la interpretación. Esto es lo que nos falta sistematizar.

RECURSO TURÍSTICO SOSTENIBLE: Son aquellas actividades turísticas respetuosas con el medio natural, cultural y social, y con los valores de una comunidad, que permiten disfrutar de un positivo intercambio de experiencias entre residentes y visitantes, donde la relación entre el turista y la comunidad es justa y los beneficios de la actividad es repartida de forma equitativa, y donde los visitantes tienen una actitud verdaderamente participativa en su experiencia de viaje. Lamentablemente este aspecto está distante de la realidad, puesto que en nuestro medio se practica el turismo de enclave, en la que los grandes beneficiados con nuestra actividad son Lan, Bakus, empresas de transporte, hoteles y los monopolios de los operadores turísticos, que no revierten nada en beneficio del pueblo puneño.

PROPUESTA TÉCNICO NORMATIVA PARA SU SALVAGUARDIA: Algo que hay que desarrollar de forma urgente: el PLAN MAESTRO, que es un instrumento técnico normativo, a través de la cual se crean mecanismos y lineamientos político-culturales de protección del patrimonio, en concordancia con normas internacionales (cartas internacionales de protección al patrimonio) vinculantes con el estado peruano y la ley N°28296 Ley General del Patrimonio Cultural de la Nación, e implementado a través de un reglamento.

El equipo multidisciplinario que debe desarrollar esta tarea, debe tener el perfil del gestor del Patrimonio Cultural, bajo la tutela de la Dirección Desconcentrada de Cultura-Puno, por ser el ente encargado de velar el patrimonio, institución que a su vez debe coordinar con el Gobierno Regional, la Municipalidad, la iglesia y los actores sociales aglutinados en la FRFCP. Con este instrumento podremos formular políticas culturales de carácter local y regional (Walter Paz. Los Andes 2015. Pág. 11), capacitar a los delegados de la Federación Regional de Folklore y Cultura de Puno, hacer entender a la iglesia que es solo una parte (César Suaña. Los Andes 2015. Pág. 11) y que esta festividad y su nominación tiene una identidad propia.

(*) Arqueólogo, ex presidente de la Poderosa y Espectacular Morenada Bellavista, ex directivo FRFCP, miembro Sicuris 27 de junio “Nueva Era”, magíster en gestión del Patrimonio Cultural y Docente UNSAAC

Por: Wilber Bolívar Yapura

Loading Facebook Comments ...
%d bloggers like this: